¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

El pescado tiene un valor nutritivo excelente, proporciona proteínas de gran calidad y una amplia variedad de vitaminas y minerales, como las vitaminas A y D, fósforo, magnesio, selenio, y yodo en el caso del pescado de mar. Sus proteínas -como las de la carne- son de fácil digestión y complementan favorablemente las proteínas cotidianas aportadas por los cereales y las legumbres que se suelen consumir en muchos países en desarrollo.

Los expertos coinciden en que, aun en pequeñas cantidades, el pescado puede mejorar considerablemente la calidad de las proteínas que se consumen a diario, al aportar los aminoácidos esenciales que suelen ser pocos en la alimentación predominantemente vegetariana.

Pero la investigación más reciente revela que el pescado es más que una simple opción de consumo de proteínas animales. Las grasas de algunos pescados proporcionan mejor que ningún otro alimento el tipo de grasa vital para el desarrollo normal del cerebro en los niños por nacer y en los recién nacidos. Sin una cantidad adecuada de esos ácidos grasos, no se da un desarrollo normal del cerebro.

Los embarazos muy frecuentes, como suele ocurrir en los países en desarrollo, pueden agotar el suministro materno de ácidos grasos esenciales, y hacer que los hijos más pequeños carezcan de este elemento nutritivo vital en una etapa crítica de su crecimiento. Por eso los ácidos grasos de algunos pescados como el atún, la caballa o escombro y las sardinas -especies comunes en los países en desarrollo- son una opción particularmente acertada para la alimentación de las mujeres embarazadas o lactantes.

En general, la alimentación diaria de la población de los países en desarrollo contiene más pescado que la de los habitantes del mundo desarrollado. Las cifras de 1995 revelan que si bien en Norteamérica y Centroamérica el pescado aporta poco más del siete por ciento de la proteína animal, y más de nueve por ciento en Europa, en África proporciona más de 17 por ciento, en Asia más de 26 por ciento, y en los países de bajos ingresos con déficit de alimentos (PBIDA), incluida China, representa casi el 22 por ciento.

 

http://www.fao.org/focus/s/fisheries/nutr.htm

Es un alimento con tantas proteínas como la carne, rico en vitaminas y minerales, pero además algunas variedades son también una importante fuente de Omega 3, ácidos grasos  beneficiosos para la salud cardiovascular. Diversos estudios avalan las ventajas su consumo. Uno muy reciente lo asocia con un menor riesgo de diabetes.

El consumo de pescado forma parte de una dieta equilibrada y su ingesta debe ser de 3-4 raciones a la semana (1 ración = 125-150 g), ya que es un alimento muy completo que nos aporta proteínas de alto valor biológico, vitamina D y del grupo B, yodo, potasio, hierro, calcio, entre otros nutrientes. Otra de las ventajas corroborada por diversos estudios es la relación del consumo de pescado azul (sardina, caballa, atún, bonito, pez espada, salmón, arenque, boquerones, jurel…) y la prevención de enfermedades cardiovasculares. Este tipo de pescado es una importante fuente de ácidos grasos Omega 3 reducen los niveles de colesterol LDL (‘malo’) y retardan el proceso de acumulación de placa grasa en las arterias.

https://fundaciondelcorazon.com/corazon-facil/blog-impulso-vital/2316-el-pescado-imprescindible-en-la-dieta.html

La Tilapia

La producción de esta especie africana se concentra en dos tipos: la roja y la nilótica, cuya carne tiene alta demanda a nivel nacional y en el mercado internacional.

No llegó a Colombia precisamente para convertirse en esclava, la tilapia tiene una historia con génesis en la exótica tierra africana, desde donde fue traída para convertirse en una de las reinas de la gastronomía nacional.

Su presencia en el cotidiano vivir de miles de familias ha hecho que más bien haya sido la tilapia la que “esclavizó” el paladar colombiano, que no para de deleitarse día tras día con apetitosas preparaciones a base de este producto, especialmente en la temporada de Semana Santa.

Así como la tilapia o mojarra, como también se le conoce, llegó en los años 50 para quedarse en las mesas de los hogares colombianos, su sabor también conquistó el mercado de Estados Unidos, que actualmente es el principal destino de las exportaciones que hace el país de este producto.

Esta especie, junto a la trucha y el camarón de cultivo, conforman el mayor volumen de exportaciones del sector de pesca y acuicultura en Colombia. Las ventas externas de estos tres productos en 2018 sumaron 14.305 toneladas y representaron divisas por USD98,1 millones.

Mientras que la tilapia representó el 85,8% en el total de las exportaciones del sector en 2018, la trucha participó con 14,2%.

El biólogo marino Germán Lozano explica que es una especie que tiene alto nivel de adaptación y que, en el Atlántico, donde llegó a comienzos de los años 70, la zona del embalse El Guájaro es propicia para su producción que ha llegado a un promedio de 5 mil kilogramos por día.

“Las primeras tilapias que llegaron a Colombia eran grises y provenían de Mozambique, luego llegó otra llamada rendali y por último llegó la nilótica, que fue con la que se trabajó inicialmente en la estación piscícola de Repelón y con ella se han realizado varios programas de repoblamiento en los cuerpos de agua”, indica el experto.

La tilapia o mojarra roja, fue la última en llegar al país y es un híbrido entre cuatro especies de tilapia que le aportan es característico color rojo.

De acuerdo con el experto, uno de los factores que ha contribuido para esta especie tenga alta producción y aceptación es que se adaptó a las condiciones ambientales de Colombia y que se dispone de amplios estudios científicos nacionales e internacionales sobre su cultivo, genética y otros.

“En nuestro medio natural, la producción de las especies nativas como el bocachico, la pacora y el bagre ha bajado considerablemente por las condiciones ambientales y otros factores. Esto ha llevado a la tilapia a desplazar a estas otras especies en la cocina”, señala.

A esto se suma que las empresas y los productores de tilapia trabajan para lograr una producción tipo exportación que tiene una buena aceptación en los mercados internacionales, tanto en la presentación de filetes como del ejemplar entero.

Actualmente en Colombia se producen dos tipos de tilapia, la nilótica y la roja. La nilótica (plateada) es la tercera especie de cultivo comercial en el país, después de la tilapia roja y la trucha y además, es la principal especie de exportación como filete fresco.

La mayoría de la producción de tilapia proviene de la acuicultura con un volumen de 7 millones de kilos anuales, de los cuales 50 mil se producen en el Atlántico.

El biólogo señala que si bien las condiciones son favorables para el cultivo de tilapia en el país, hay ciertas limitantes para el desarrollo de la industria como lo es la compra de concentrado para la alimentación, ya que la base con que se prepara son harinas que se importan con altos costos.

Apoyo a la producción. El ministro de Agricultura, Andrés Valencia Pinzón, anunció que se destinarán $800 millones  como apoyo a la producción de tilapia en Colombia.

“Este sector tiene una gran capacidad exportadora, además tiene buenas posibilidades de seguir creciendo, pero hay que generar condiciones para un crecimiento ordenado, buscando formalizar el sector”, dijo el ministro.

Teniendo en cuenta estas condiciones, la cadena fue incluida en el plan de ordenamiento a la producción.

Además, con el programa Colombia productiva se priorizó el impulso a la piscicultura, con el cultivo de peces de agua dulce, como la tilapia, la trucha y cachama.

Las acciones que se desarrollan están orientadas a mejorar la productividad y la calidad de la producción, de cara a nuevas exportaciones.

Se elaboró un plan de negocios de crecimiento de la piscicultura, con metas de producción y venta, el cual tiene una implementación de 90% por Fedeacua, que lo acogió como su hoja de ruta.

El plan de negocios fijó aumentar sus toneladas de producción de 98 mil en 2014 a 454 mil en 2032, es decir, cinco veces la producción y multiplicar por ocho sus exportaciones, con lo cual pasarán de USD48 millones a USD384 millones en 2032.

Otra de las metas que se planteó es aumentar el consumo per cápita de pescado en Colombia a 19,8 kilogramos en 2032.

Consumo en Barranquilla. John Gutiérrez, representante de la Asociación de Vendedores de Pescado de la plaza de mercado de Barranquilla, explica que la mayoría de la tilapia que comercializan proviene del Huila y en un menor porcentaje del Atlántico y otros departamentos de la Costa.

“Hay personas que no saben que la tilapia es la misma mojarra y piden una u otra”, asegura el comerciante, quien señala que en la plaza se reciben unas 150 toneladas diarias del producto.

De acuerdo con Gutiérrez hay preferencia por la tilapia que llega del Huila porque en esta región la producción se encuentra más tecnificada.

Señala que solo un 10% del pescado que se consume en Atlántico proviene de la producción local.

Los comerciantes de la plaza del pescado consideran que se debe dar un mayor impulso a la producción en el Atlántico, para poder obtener un producto de mayor calidad y con menores precios.

Aseguró que a pesar de ser temporada de Semana Santa, los precios se han mantenido.

Yares Lucía Torres vendedora de la plaza, señala que uno de los productos que tiene mayor salida en la temporada en los días santos es precisamente la tilapia.

“Compré dos cavas y las vendí todas” afirma. Yares recuerda que la mojarra o tilapia es apetecida porque se puede preparar de diferentes formas ya sea frita, sudada y su sabor es agradable.

https://www.elheraldo.co/economia/la-tilapia-una-especie-que-llego-de-africa-la-mesa-costena-622014

Tilapia en Cifras

Estados Unidos es el principal destino de exportaciones de la Tilapia.

SUBIR